Saltar al contenido

La Boda Roja de Juego de Tronos fue real

boda roja fue real

Juego de Tronos acaparó atención con la muerte de Eddard Stark, el protagonista del primer libro de la saga. Pero esto fue tan solo el inicio de lo que vendría. La boda roja es uno de los sucesos más inesperados de la historia de la literatura y la televisión. Una masacre que asombró a todos, sin siquiera imaginar que estaba inspirada en hechos reales.

George R. R. Martin tomó dos eventos históricos escoceses para escribir esta escena. Se trata de la masacre de Glencoe y la cena del toro negro. Ambos ocurridos en zonas que actualmente son parte de la ruta de juegos de tronos en EscociaSigue leyendo para que descubras dónde y cómo ocurrieron los hechos reales, te aseguramos que querrás visitar estos lugares en tu próxima visita a este hermoso país.

La ley de hospitalidad

Antes de comenzar a contar los eventos, es necesario conocer un concepto. La ley de hospitalidad. Ya que en ambos casos forma parte importante de la historia.

La ley de hospitalidad dice que cuando un invitado come y bebe bajo el techo de un anfitrión, este debe ofrecerle protección mientras dure la visita. Ninguno de los dos bandos deberá atacar al otro, incluso si se consideran enemigos. Es un momento de paz entre la guerra.

En el caso de la masacre de Glencoe y la cena del toro negro, esta ley se rompió. En ambas ocasiones el suceso terminó convirtiéndose en traición. Justo como ocurrió en “La boda roja”, donde Robb Stark, Catlyn Stark y su comitiva fueron masacrados sin piedad cuando eran invitados del vengativo Frey, quién decidió romper con la “ley de hospitalidad”.

La masacre de Glencoe

Durante la revolución gloriosa y el Jacobismo, en que las tierras altas y las tierras bajas estaban enfrentadas, el rey Guillermo III hizo un anuncio. Finalizando el año 1691 el rey decidió perdonar a todos los clanes de las tierras altas que se rebelaron contra él para devolver el trono a Jacobo II. La única condición era que para el 1 de enero de 1962 los clanes tenían que haber jurado su lealtad al rey.

El clan MacDonald de Glencoe fue el único de las tierras altas que no entregó su juramento a tiempo. Su jefe lo hizo varios días después de la fecha límite debido a un contratiempo. En un principio, esto no pareció molestar al rey, pero la historia demostraría lo contario.

En Febrero de 1692 el clan MacDonald recibió en sus tierras al clan Campbell, también de tierras altas. La estadía de sus compañeros se efectuaba con normalidad sin que los guerreros de Glencoe supieran lo que les aguardaba.

En la madrugada del 13 de febrero, el clan Campbell masacró sin piedad a más de 30 miembros del clan MacDonald. Un salvaje castigo de parte del rey. Aquellos que lograron escapar de la masacre, se vieron expuesto al frio invierno y perecieron en el valle sin que quedara ningún sobreviviente.

Glencoe

La masacre de Glencoe resulta uno de los sucesos más infames en la historia de Escocia. Pero a pesar de toda la sangre derramada en sus valles, Glencoe es uno de los lugares más hermosos del país. Se encuentra en la zona sur de Lochaber y es parte de las famosas tierras altas escocesas.

Algunos dicen que el nombre Glencoe significa “Valle del llanto” y es debido a los hechos ocurridos en 1692. Sin embargo, el nombre lo ha tenido desde mucho antes de los eventos por lo que se cree que surgió debido al río que pasa por él. De cualquier manera, es uno de los lugares más espectaculares sobre la tierra. Y el lugar más característico de Escocia en Juego de tronos que puedes visitar.

La cena del toro negro  

Entre los dos eventos que inspiraros “La boda roja”, sin lugar a dudas “La cena del toro negro” es la que guarda más relación con el suceso. Pero esta vez, las tierras bajas fueron las protagonistas de las atroces muertes.

Todo comenzó cuando el rey Jacobo II de Escocia envió una invitación al Conde Douglas y a su hermano menor. Ambos pertenecían al clan más poderoso de las tierras bajas, el clan Douglas. La invitación era para cenar en el gran castillo de Edimburgo, por lo que ambos hombres aceptaron.

Durante esa cena ocurrida en 1440, fue servida la cabeza de un toro negro. Un símbolo o presagio de muerte. Muy similar a la melodía de “Las lluvías de Castamere” que fue tocada justo antes de la masacre en “La boda roja”.

Este acto fue el que le otorgó el nombre al suceso, ya que justo después de servirse la cabeza del toro negro, ambos hermanos fueron arrastrados al exterior del castillo. En el patio del lugar, procedieron a hacer un juicio falso a los dos hombres, en donde fueron sentenciados a muerte y ejecutados.

El castillo de Edimburgo

Si has decidido viajar a EdimburgoEste es uno de los lugares que debes visitar. No importa si estas recorriendo o no los escenarios de Juego de tronos en Escocia. El castillo de Edimburgo es una majestuosa edificación que debes visitar.

Construido con roca volcánica en el siglo XII, su uso inicial era del tipo militar, pero en épocas reciente se ha destinado a un uso civil. Se encuentra ubicado en la cima de la calle Castle Rock y es el único acceso al lugar, ya que en sus cuatro lados se encuentran abruptos acantilados.

Castle rock es una de las cuatro calles que forman la Royal Mile. Al final de la calle se encuentra una plaza pavimentada y de plano inclinado que da acceso al castillo. Existe un portal delante de la batería que conduce al patio de la fortaleza, el lugar que fue testigo del juicio y ejecución de los hermanos Douglas.

En décadas anteriores, solía celebrarse en este lugar, diferentes entrenamientos militares y algunos desfiles. Hoy en día se celebra anualmente el Military Tatto y se encuentra abierto a visitantes. De hecho, es la atracción turística más visitada de Escocia. Por lo que si vas de visita a Edimburgo, es un destino seguro que no debes perderte.